Transporte de animales vivos

A Paola.

Miedo
a que te coma el corazón un cerdo
y te muerda la cara un pastor
alemán, o varios perros
nerviosos y sin nombre.

Miedo al tiempo y al espacio
que hay entre dos ciervos
destruidos por la velocidad.

Miedo
al caballo, al mono y su barbarie,
al beso salado de los sapos.

Miedo al miedo, ese animal
de un gris oscuro verde pálido
y más listo que mil zorras.

Miedo a la ausencia de pájaros
en tu cabeza y a los lobos
de Wall Street.

Miedo a los borregos de la recta
y a los galgos muertos de la curva.

Pero sobre todas las cosas,
miedo a que me necesites
y ya no tenga miedo.

Por Carlos Torrero. 

4 pensamientos en “Transporte de animales vivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *